El arte de la maquetación

El arte de la maquetación

Avatar de Mónica Morante

Autor: Mónica Morante

9 septiembre, 2016

La maquetación, esa desconocida especialidad dentro del diseño gráfico o al menos poco clara. Para algunos castigo divino cuando les toca, para otros un placer (la que escribe este artículo es una de ellas), pero fuera del entorno del diseño poca gente sabría definirla. Así que empecemos por ahí, la maquetación es la forma de componer las páginas dentro de un documento, combinando sus diferentes elementos, imágenes, textos, iconos, tablas, botones (en el caso de una maquetación interactiva), etc.

Un texto bien redactado se merece una buena maquetación, porque sino todo ese trabajo que se ha realizado se viene a pique si una vez impreso, la tipografía o composición de los textos e imágenes no invita a leerlo, porque no se han respetado ciertas normas, una tipografía apropiada, el espacio entre letras (kerning), espacio entre palabras (tracking), interlineado, espacio entre párrafos, la separación entre texto con la imagen, donde se coloca esa imagen dentro de la página y muchos detalles más, que invitarán a leer o provocará rechazo, porque en la maquetación como en la vida hay que hacerse las cosas fáciles.

La historia de la maquetación se inició en el siglo XIX, con la revolución industrial, la era de los periódicos y el aumento de la impresión y distribución de los ejemplares. Los primeros periódicos eran documentos atiborrados de texto y titulares, pero poco a poco y con los avances de la tecnología de edición e impresión se fueron depurando hasta llegar a los documentos actuales mucho más limpios y cuidados.

En la actualidad nuestra herramienta principal de maquetación es Indesign, el programa profesional con funciones óptimas para conseguir los mejores resultados. Las dinosaurias como yo, hemos llegado a utilizar QuarkXpress, que en la década de los noventa era el programa más profesional de maquetación, pero poco a poco fue desvancado por Indesign, más completo e intuitivo, los nostalgicos nos resistimos, pero indesign nos conquistó, sobre todo por esas opciones maravillosas que te facilitaban la creación de tablas (hasta entonces maquetar tablas era un infierno).

La evolución del diseño en el campo de la maquetación ha sido grande, la revolución de los formatos web, pdfs, documentos interactivos y elementos multimedia, que poco a poco van desbancando a los documentos impresos… pero de esto y consejos a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo con éxito ese puzzle que supone componer una buen documento, hablaremos más adelante.

Si quieres compartir esta entrada . . .

Avatar de Mónica Morante