Design Thinking, la metodología innovadora de las empresas de éxito

Design Thinking, la metodología innovadora de las empresas de éxito

Avatar de María Escámez

Autor: María Escámez

21 febrero, 2018

La innovación forma parte de nuestro día a día. La transformación digital nos obliga a mirar al futuro y adelantarnos a cualquier cambio con rapidez. Para adaptarse a estos cambios, en los últimos años, las empresas han implantado una nueva metodología: El design thinking.

Se trata de un modelo que ayuda a las empresas a obtener mejores resultados en su comercialización, búsqueda de nuevos retos, necesidades y soluciones. Por sus propias características, el design thinking es una herramienta muy útil para las empresas que quieran desarrollar una innovación centrada en las personas.

Su aplicabilidad es tan ilimitada que no hay campo ni sector en el que no se pueda aplicar. Empresas como Zara, Google o Apple ya lo utilizan. En este post vamos a desgranar todas sus particularidades y las ventajas que trae consigo su correcta aplicación.

¿Qué es el design thinking?

El design thinking, o pensamiento de diseño, es una metodología que nos ayuda a desarrollar productos y servicios innovadores desde una perspectiva más humana.

Para ello, este modelo pone todos sus sentidos en el conocimiento sobre los usuarios y la formación de equipos multidisciplinares. Como consecuencia, podremos ofrecer diferentes puntos de vista durante todo el proceso de diseño.

Orígenes del design thinking

El término empezó a desarrollarse teóricamente en la Universidad de Stanford en California (EEUU) en los años 70. Hace referencia a la forma en la que trabajan y piensan los diseñadores. Y a su vez, conecta la sensibilidad y los métodos de trabajo de los creativos.

Características esenciales

La metodología design thinking pone en valor cuatro características fundamentales para conseguir sus objetivos:

Empatía

Para adquirir los conocimientos básicos sobre los usuarios del producto hay que conocer de forma profunda las necesidades, deseos y problemas a los que hacen frente.

Por lo tanto, observar e interactuar con las personas para comprenderlas es la clave del éxito de este método.

Debemos ponernos en la piel de dichas personas y comprender su entorno para poder crear soluciones acordes a su realidad.

Trabajo en equipo

Para generar ideas es necesario poner en valor la capacidad de todos los individuos, los cuales podrán aportar singularidades a tener en cuenta. Para cribar toda la información hay que identificar problemas y soluciones.

En Baética nos encanta aplicar la metodología design thinking en el desarrollo de contenidos a medida y lo tenemos claro. ¡Cuánto más diverso sea el equipo, mejor!

Construcción de prototipos

El design thinking defiende que toda idea debe ser validada antes de asumirse como correcta.

El error es una oportunidad. Anticiparse a los fallos es la base del éxito, ya que cuando alcancemos la solución deseada habremos solventado todos esos posibles errores que aparecieron en esta fase.

La generación de prototipos con las ideas más prometedoras es un paso muy importante.  No hay que quedarse con la primera idea porque existen un sinfín de opciones. Crear esos prototipos ayudará a que las ideas sean palpables y visuales, lo que nos ayudará a mejorarlas antes del resultado final.

Disfruta del proceso creativo

En el design thinking se desarrollan técnicas de gran contenido visual. Para darle rienda suelta a la creatividad y potenciar nuestra capacidad de análisis se fomenta la diversión, una atmósfera lúdica de trabajo que de como resultado soluciones innovadoras.

En resumen, el design thinking es una metodología de gran utilidad para cualquier organización que quiera implantar la innovación en sus productos y servicios, basándose en el usuario como piedra angular del proceso.

Como ves, implementar un proceso de design thinking para mejorar tu negocio será un acierto desde el momento en el que pongas esta potente herramienta a funcionar. ¿Vamos a ello?

Si quieres compartir esta entrada . . .

Avatar de María Escámez