Diferencias entre branding, marketing y publicidad

Diferencias entre branding, marketing y publicidad

Existen algunos términos relacionados entre sí que muchas veces llevan a confusión. Branding, marketing y publicidad, ¿es lo mismo? ¡Para nada! Hoy vamos a explicarte con ejemplos en qué consiste cada uno. ¡Comenzamos!

1. Marketing

El marketing trabaja sobre tu marca o producto para prepararlo antes de lanzarlo al mercado. Es una estrategia de empuje (“push”) y consiste en cubrir las expectativas, deseos y necesidades de los consumidores a los que te diriges a través de tu marca o producto. Para lograrlo, deberás aportar un valor añadido que te diferencie de la competencia y que te ayude a crear un vínculo emocional con el consumidor. Todas estas actividades se organizan y gestionan mediante una estrategia de marketing.

Existen diversos tipos de estrategias que se emplean en función del grupo de interés, el tipo de producto, el formato, el soporte, etc. Son, entre otras:

  • Neuromarketing. Se basa en el estudio del cerebro y su funcionamiento al probar un producto con el fin de identificar qué lo hace más atractivo, y poder así mejorarlo.
  • Estrategias de marketing de fidelización. Se investiga al usuario para conocer sus gustos y necesidades y adaptar así el producto, con el fin de fidelizar al cliente.
  • Estrategias de marketing con influencers. Son personas influyentes del sector dentro del mundo digital que aportan credibilidad y generan una comunidad de seguidores de la marca. Son además auténticos captadores y generadores de tendencias que la empresa debe considerar para adaptar el producto a nuevas demandas.
  • Estrategias de marketing de participación. Representantes de la empresa participan en redes sociales, foros y grupos de debate de manera planificada, con el fin de generar imagen de marca y recibir feedback de los usuarios sobre sus gustos, necesidades y usos reales del producto en el día a día.

Ejemplo de estrategia de neuromarketing

Un ejemplo de estrategia de neuromarketing lo podemos encontrar en las patatas fritas Lays. La compañía realizó un estudio de neuromarketing que medía la actividad cerebral de un grupo de consumidoras. Descubrieron que preferían el consumo de productos saludables, por lo que modificaron el empaquetado de las patatas para destacar los ingredientes naturales del producto.

Cualquier estrategia de marketing debe recoger cuatro factores básicos para incentivar el consumo de tus productos y servicios: el precio, el producto, la distribución y la comunicación.

2. Publicidad

Dentro de la parte de comunicación de una estrategia de marketing se encuentra la publicidad. Es, por tanto, una herramienta al servicio del marketing. Su finalidad es informar al consumidor de la existencia de tu producto o servicio y persuadirle para que lo consuma. Es un mensaje sobre tu negocio que suele materializarse en forma de anuncio y se difunde mediante distintos formatos:

  • Banners digitales.
  • TV.
  • Radio.
  • Medios impresos.
  • Vallas publicitarias.
  • Marketing directo.

Internet también permite el uso de redes sociales, blogs y herramientas de difusión de imágenes o vídeos, como por ejemplo Instagram o YouTube, que amplían el formato en el que se difunde el mensaje, más allá del anuncio clásico (posts, memes, vídeos, etc).

Ejemplo de anuncio publicitario

Una muestra de anuncio publicitario en vídeo a través de Internet es el de Netflix. Con cada nueva serie que emite, lanza un anuncio impactante. El siguiente ejemplo se ha viralizado a través de Youtube:

3. Branding

Se conoce también como desarrollo de marca y es el alma de tu negocio, su propuesta de valor, la personalidad y el estilo que inspira a tu equipo y atrae a tus clientes. Consiste en la misión, los valores y la visión de tu empresa. Da respuesta a las siguientes preguntas sobre tu negocio:

  • ¿Por qué surge?
  • ¿De qué va?
  • ¿A quién sirve?
  • ¿Cómo lo consigue?
  • ¿Qué lo hace mejor que los demás y por qué?
  • ¿En qué es diferente?

Las respuestas a estas preguntas conforman lo que siente un consumidor cuando ve, escucha o piensa en tu marca; es la idea global que el cliente se crea de tu negocio. Por eso, es importante ayudarle a que tenga coherencia y responda a una serie de valores.

¡Ojo! Esta idea no se cristaliza en la mente del consumidor para siempre; va evolucionando con el propio comportamiento del usuario.

Ejemplo de Branding

Un buen ejemplo del manejo del branding es el de una marca de galletas: Se pueden abrir, probar su relleno de crema y sumergir en un vaso de leche antes de comerlas. ¿Cuáles son? ¡Las galletas Oreo! Esta marca logró 16000 retuits de un mensaje que transmitía que incluso se pueden comer en la oscuridad:

Puede entenderse que el branding es un soporte de la publicidad, ya que ayuda a tu marca a ser más atractiva a los ojos del consumidor.

¡Para saber más, no te pierdas todos nuestros trabajos y nuestros posts sobre branding corporativo! 🙂

Si quieres compartir esta entrada . . .