La importancia de la tipografía en un logotipo

La importancia de la tipografía en un logotipo

Hace unos días os hablábamos de la importancia de construir una identidad de marca completa, invertir tiempo y recursos económicos en un proyecto de branding que dote de personalidad propia a nuestra enseña y no sólo quedarnos a mitad de camino creando un logotipo sin más. Como ampliaba con nuestra metáfora, un trabajo de branding es como un iceberg en el que el logotipo es la parte exterior y visible, la más pequeña, pero que está sustentada por una gran masa fuerte y potente.

¿Cómo conseguimos cautivar a nuestros usuarios?

Eligiendo las formas y los colores apropiados, y con ello, la tipografía.

Por supuesto, en un trabajo y proyecto de branding, tienes una parte fundamental a la que debes dedicarle mucho mimo y cariño (tanto si lo haces tú como si lo encargas a un profesional) y no es otra que la parte visible de ese iceberg porque, precisamente, es la parte visible lo que todo el mundo reconocerá visualmente de tu marca: el logotipo.

Un logotipo tiene que:

  • Cautivar tus usuarios, a tus posibles clientes y hacer grande a tu marca. Es la parte visible y visual más importante. Por ello, su construcción y desarrollo necesita de un arduo trabajo.
  • Expresar la visión y valores de la compañía. Reflejará lo que hace dicha compañía, para quién va dirigida.
  • Despertar emociones positivas en su público. Hacerles “sentir” y así traspasar barreras y quedarse en su retina. A través de un logotipo vivimos sensaciones que nos hacen vibrar, y es así realmente incluso cuando su expresión gráfica es algo tan simple, y a la vez tan “complicado”, como una manzana mordida o una línea curva.

Todo es cuestión de emociones y sensaciones. Y en esto entran en juego dos herramientas fundamentales a utilizar en los logotipos.

El color y la tipografía

Estas dos herramientas las tenemos a nuestro alcance y, si las usamos bien, pueden encumbrar nuestra marca, aunque también pueden llevarnos al auténtico fracaso. El color y la tipografía no son elementos banales, ni mucho menos, así que, centrémonos en cómo pueden ayudarnos a que nuestro logotipo sea de 10.

Hoy empezaremos por la tipografía porque, como en todo, Internet ha dado mucho bueno, pero también ha “perjudicado” en cierta manera algunas acciones. En el caso de la tipografía, ahora tenemos disponibles a nuestro alcance miles y miles de opciones, tanto gratuitas como de pago por ello. Elegir la más apropiada para nuestra marca no siempre es una tarea fácil y hay que tener en cuenta muchos factores.

¿Cómo afecta la tipografía a mi logotipo?

Mucho, muchísimo. Así es, sin más ni menos.

  • Afecta en un gran grado porque es un aporte visual muy importante.
  • Nos fijamos mucho en la tipografía ya que es el elemento de nuestro logotipo que nos invitará a leer la marca e indagar en su naming.
  • Si nos decantamos por una tipografía muy llamativa, con mucha vida y que “llene” mucho, corremos el riesgo de restarle importancia a los demás elementos (el color, el posible imagotipo, etc) y que todo quede muy recargado y con ello, pase a no verse nada y perder el interés.
  • O por el contrario, si elegimos una tipografía sin fuerza, puede ocurrir que toda la composición pase absolutamente desapercibida.
  • En la tipografía van implícitos muchos valores de nuestra marca y por ello que la elección será crucial.
  • Si tenemos una marca clásica o tradicional, la tipografía debe ir acorde pero
  • Sin embargo, si la enseña es de espíritu moderno, rompedor, también la tipo debe estar a la altura.

¿Qué hay tener en cuenta de una tipografía para nuestro logo?

¡Todo! Hay que tenerlo en cuenta todo. No sólo la tipografía en sí y las características de las letras (si son serif o no), también aspectos como el groso, la distancia entre letras, la altura, si tienen acentos o no, cómo son sus números… Habrá que trabajar con ella y todo esos detalles, denotan y despiertan diferentes emociones y sensaciones.

Las partes de un logotipo tipográfico

Es tan fácil como una segmentación a dos niveles que desvelarán todo lo que tiene detrás tu marca.

  • Microtipografía: Engloba todos los detalles que no se ven a simple vista pero que si son realmente importantes porque transmiten muchos valores. El detalle, la forma, el tipo de letra, el grosor y forma de la línea, los signos de puntuación… Todo influye y afecta y es importante tenerlo en cuenta.
  • Macrotipografía: Los aspectos que veíamos en el punto anterior y que sí son más evidentes como el espacio entre las letras, la posición de las mismas, la distribución… Todo lo que “salta a la vista” en una primera impresión.

Posteriormente, vendrán muchos más aspectos a tener en cuenta de cómo nos afectan unas y otras tipografías a nivel emocional y sensorial dependiendo de si elegimos una u otra familia.

Veremos, en la segunda parte de este post, cómo nos comportamos ante una clase u otra de tipografías (romanas, con serif, sin serif)… pero por ahora, quedémonos con lo más importante.

Hay que tener especial cuidado a la hora de elegir tipografía para nuestro logotipo. No es una decisión para tomarse a la ligera y siempre, es mejor contar con un profesional que pueda encontrar ante todo, el equilibrio perfecto entre todas las partes incluidas en un logotipo.

 

Si quieres compartir esta entrada . . .