La relación entre tu branding y tu público objetivo

La relación entre tu branding y tu público objetivo

Como ya sabrás si nos sigues o si no, te lo contamos ahora. Nos enfocamos mucho en nuestros contenidos en todo lo que tiene que ver con la creatividad y el branding de las marcas. Consideramos imprescindible apostar muy fuerte por un branding bien determinado, trabajado, que sea único y que represente a la perfección todo lo que hay detrás y delante de tu empresa o negocio.

Un Branding bien construido para tu público objetivo

No nos cansaremos de decirlo: no responde sólo a un logotipo , y ni mucho menos es un proceso único de creatividad para realizar la representación gráfica. Este trabajo, el de dibujar el logotipo – isotipo – imagotipo, es uno de los últimos ejercicios. Después vendrán otros como las aplicaciones que se ponen en práctica en un trabajo de branding.

¿Por qué es uno de los últimos trabajos lo de dibujar?

Porque para poder coger lápiz y papel o tableta y photoshop y crear algo adecuado, antes tienes que tener la suficiente información como para que esa creatividad sea, simplemente, única y perfecta para tu marca.

¿Qué información debes tener a mano y súper trabajada antes de llegar a este momento de dibujar?

Mucha, variada y específica. Cuanta más información tengas de tu empresa, la marca, el producto, servicio… mejor será el resultado y sobre todo, más cercano a la realidad, del branding que desarrolles. Pero si hay algo además de todo esto que es fundamental y que a veces pensamos que no tiene relación o que nos olvidamos porque sólo pensamos en nosotros o lo que queremos a la hora de hacer el diseño de nuestro branding, es sin duda alguna, el PÚBLICO OBJETIVO al que nos dirigimos.

¿Es importante para desarrollar la identidad gráfica de tu marca, pensar y tener en cuenta a las personas que les hablas y que te diriges?

Puede que consideres que tu marca es algo tuyo y que debe responder a tus gustos, tus necesidades o el tipo de producto / servicio que vendas u ofrezcas. Y en parte es así pero, jamás olvides que hay alguien incluso más importante que tú en tu marca y ese es, el usuario.

En todas las comunicaciones, en nuestro día a día, siempre tenemos en cuenta con quién hablamos para poder así modular nuestro tono, el mensaje, la forma… Y si revisas cómo te comportas, apreciarás que a veces quieres transmitir lo mismo a 2 personas diferentes y por ello tienes que usar formas distintas. Por ejemplo:

  • Quizás tienes que reclamar el pago de dos facturas a dos clientes que no te pagan y según se hayan comportado contigo, según sea sus personalidades o según tus propios intereses, el mensaje será muy diferente de uno a otro.
  • No le cuentas una noticia de la misma forma a un hijo de 2 años que a uno de 10.

Todo afecta y, por su puesto, a quién le hablas

Debes pensar y tener en cuenta a la hora de realizar la imagen gráfica de tu marca – branding, a quién vas a hablar con ella. Sí, porque tu marca habla y hablará siempre con alguien. Tu marca quiere decirle a esa persona objetivo que es la mejor para su necesidad, que realmente lo que ofrece ese branding, lo que hay detrás, le hará feliz, le resolverá un problema y será su solución más adecuada.

Por lo tanto, si vas a hablar con alguien y quieres que el mensaje llegue, necesitas ante todo, conocer a ese alguien. Cuanto más sepas de él, mejor podrás construir tu marca para que se adecue a lo que espera. Es cierto que las marcas (sobre todo antes), no respondían a esto y sólo se guiaban por los criterios que antes comentaba de gustos del creador porque era su marca.

Conlusión

Yo tengo, personalmente, una máxima y una frase que me recuerdo siempre que me pongo a trabajar con una marca y es que:

“Puedes tener el mejor producto, puedes desarrollar el servicio estrella pero, si no está enfocado y pensado para quien lo tiene que usar, da igual lo mucho que hayas invertido en tiempo y dinero que no servirá de mucho y en poco tiempo, llegará el fracaso” (fracaso entendido como aprendizaje).

 

 

Si quieres compartir esta entrada . . .