Maquetación profesional: Criterios para las páginas de nuestras publicaciones

Maquetación profesional: Criterios para las páginas de nuestras publicaciones

La maquetación profesional de una publicación es un proceso complejo que empieza con la conceptualización del proyecto editorial. En ella, se definen los objetivos y a quién va dirigida. Más adelante, aparecerán otras cuestiones clave como el diseño de la portada, las páginas interiores u otros aspectos gráficos o ilustrativos. Sin olvidar, por supuesto, cuestiones como el formato, el papel o la encuadernación.

En este post nos vamos a detener en un aspecto importante del diseño editorial, la maquetación de páginas. ¡Atención a lo que te contamos!

Criterios a tener en cuenta en la maquetación de páginas

La maquetación de las páginas es una tarea desarrollada por el maquetista. Su trabajo consistirá en organizar de manera equilibrada los textos y elementos gráficos que forman parte de cada página, estableciendo orden y definiendo jerarquías.

La experiencia de usuario

La experiencia de usuario es un término muy común hoy en día. Normalmente, se utiliza para valorar el comportamiento de un usuario en el uso de un producto o servicio, habitualmenre tecnológico.

Para el maquetista, la experiencia de usuario es una cuestión clave en su trabajo, ya que a través del empleo adecuado de determinados recursos deberá facilitar al lector el acceso a la información, marcando un camino que servirán de guía al lector, haciendo del proceso de lectura una experiencia agradable y enriquecedora.

Una portada atractiva creará interés por la publicación, una buena maquetación animará a la lectura. Desde el punto de vista de nuestro trabajo, éstas son claves para el éxito de una publicación.

Seguramente todos hemos sufrido en alguna ocasión con alguna publicación, perdiéndonos entre apartados y subapartados, títulos y subtítulos, no sabiendo qué forma parte de qué, o en qué orden se debe leer. La maquetación profesional, cuando están bien ejecutada puede pasar desapercibida, pero cuando se hace mal, la lectura puede convertirse en una pesadilla.

El diseño de la publicación

Cuando afrontamos el diseño de una publicación, memoria o informe anual, siempre ponemos el foco en el usuario y tratamos de analizar que aspectos de la publicación serán relevantes para él, cuestiones que deberemos tener en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre el diseño de la publicación. 

Del análisis de lo anterior y de la estructura y tipología de los contenidos, obtendremos la información clave para trabajar el diseño.

La maquetación de las páginas debe estar sujeta a unas pautas establecidas en el diseño. Antes de comenzar a maquetar deben estar definidos el aspecto y estructura que tendrán las diferentes páginas. Ahí se incluyen, la portada, presentación, índice, portadillas, páginas de contenidos, …

Además, la hoja de estilos que darán forma a los textos. En ella se encuentran las tipografías, los tamaños de títulos, subtítulos, cuerpos de textos o destacados. Y también aspectos gráficos que forman parte del contenido de cada página; colores, gráficos, ilustraciones, infografías, tablas y cuestiones básicas como el formato, los márgenes, columnas, paginación, etc.

Son muchos los aspectos a tener en cuenta en el diseño de una publicación, pero por sencillo que sea el proyecto no debemos obviar ninguno. Y, sobre todo, tener en cuenta que la maquetación está al servicio del contenido y su finalidad debe ser, como ya hemos dicho antes, hacer del proceso de lectura una experiencia agradable y enriquecedora para el lector, facilitándole el acceso y comprensión del contenido.

Relación con el cliente

La relación habitualmente comienza con la solicitud de un presupuesto. En este momento recabaremos el máximo de información posible con objeto de definir el alcance de nuestro trabajo. Aquí, el briefing del cliente es la clave. Deberá definir objetivos, público, canales de distribución, etc. Siempre que sea posible, resultará especialmente útil tener acceso al documento que vamos a diseñar y maquetar. Resulta muy útil y conveniente para las partes firmar un compromiso de confidencialidad.

La oferta que presentaremos definirá, por una parte, el diseño y por otra la maquetación de páginas.  Se incluirá, siempre que sea necesario, la realización de gráficos, ilustraciones, infografías o fotografías. Por último, nunca dejamos de incluir una tarificación de los trabajos relacionados con cambios y/o correcciones sobre el documento ya maquetado.

Además de la oferta económica, resulta muy útil establecer un calendario de entregables. En este calendario incluiremos las dependencias que tendremos del cliente, ya que necesitaremos validaciones y entregas que podrán afectar a las fechas comprometidas.

Aprobado el proyecto, estableceremos los canales con el cliente para establecer una comunicación fluida y constante durante todo el proceso.

Relación con el impresor

En la mayoría de las ocasiones, el resultado de nuestro trabajo de diseño y maquetación se verá materializa en una edición impresa. Es muy importante la profesionalidad del maquetista, que debe conocer todos los aspectos técnicos relacionados con la edición y las artes graficas. Ya sean ediciones con impresión digital u offset.

El formato, los colores de impresión, el número de páginas o la resolución de las imágenes son aspectos importantes. Debemos tener en cuenta estos elementos porque  influirán en la calidad y coste de la producción impresa.

Como ves, la maquetación es un proceso lleno de matices y criterios a tener en cuenta. Si quieres conocer más sobre el arte de esta especialidad del diseño gráfico, te invitamos a que leas este post.

Si quieres compartir esta entrada . . .