Tu packaging vende… Y mucho más de lo que parece

Tu packaging vende… Y mucho más de lo que parece

Avatar de María Alcaraz

Autor: María Alcaraz

30 marzo, 2017

Una caja, una lata, una botella, un envoltorio… ¡Vende! Y además, muchísimo. No lo podemos negar, si a nuestro paso encontramos un buen packaging, estamos ganados. El otro día, estando en el supermercado frente a la estantería de las leches vegetales, volví a vivir esta situación (bueno, casi, poque no terminó de convencerme el buen packaging, el producto no acompañaba). Soy de las que se queda absolutamente enamorada de algo si está “envuelto” en algo bonito, atractivo, cuidado y con detalle. Lo que hay dentro, ya lo miro luego pero para empezar, el packaging para mi puede ser incluso un 80% de la decisión de mi compra.

Volviendo a la estantería de las leches vegetales (o mejor, bebidas vegetales), estuve un buen rato mirando envases. Por alguna razón que desconozco, en este mundo de lo natural, lo healthy y lo saludable, el concepto estético no está muy muy desarrollado como podría estarlo en otros ámbitos de la propia alimentación (qué decir de las especias que cada vez tienen botes más chulos de los que te da pena abrir y usar). Los packagings de las bebidas vegetales no son “lo más” por decirlo de una manera coloquial. Son meramente informativos y sin más vueltas. Encaminada a comprar la marca de siempre o buscar alguna nueva que contenga menos azúcar o nada, me topé con una sorpresa. Había una marca nueva y además, ¡con un teta brick súper chulo! Me quedé, realmente, fascinada y eso que eran las 8.30 h de la mañana. Bebida de avena, eco y con un paquete de los que me gusta tener sobre mi cocina. ¡Bravo! Pensé y tanta fue mi emoción, que lo cogí (de hecho 2 paquetes) sin pensarlo. Esta, es la historia real de mi situación con el packaging y con la cual, llego cada vez más a menudo a la conclusión de que un buen packaging hace una venta por ti de una manera vertiginosa pero también un mal packaging puede llevar al traste un estupendo producto.

Y es que, en todo, la imagen cuenta… ¡Muchísimo! Y si esto nos lo aplicamos a nosotros mismos y nos cuidamos, nos vestimos según la ocasión, etc… ¿Cómo no tenerlo en cuenta para aquello que vamos a comprar y que lo primero que vemos es su envoltorio? En cualquier establecimiento y aún más en Internet, tenemos cientos de productos aparentemente iguales (hasta que lo probamos pero para eso hay que comprarlos) y uno de los aspectos más decisorios es sin duda, su presentación.

Ayúdate a vender con un buen packaging

Llegados a este punto, debemos tener muy claro que es imperativo emplear tiempo y recursos en el packaging de nuestros productos. ¿Por qué?

  • Porque ayuda a diferenciarte de la competencia.
  • Porque ayuda a que tu producto destaque cuando está “perdido” entre la multitud.
  • Porque es lo primero que verán, tocarán y sentirán tus posibles clientes sobre ti.
  • Porque es una de las estrategias de venta más efectivas que puedes poner en práctica, con menos riesgo y que más satisfacción te dará.
  • Porque además de vender, estás cuidando tu imagen de marca.
  • Porque lo bonito gusta y también, a la prensa. Haz un packaging bonito, diferente y verás como la prensa se enamora de ti y te saca en medios sin esfuerzo.

Estas son algunas de las razones y motivos por las que el packaging de tu producto es importante y te ayudará a vender, y a otras cosas. Piensa que si eres la marca de bebida vegetal de la que hablaba al principio, no vas a poder convencer a tu cliente de que tu producto es el mejor si no te lleva a casa, te abre y te bebe. ¿Cómo hacer eso cuando en una estantería del supermercado hay, como mínimo, otras 15 marcas con sus diferentes tipos de producto? Por el packaging.

 

El packaging y el precio

Puede que a la pregunta anterior hayas contestado que te elegirían por el precio. Ante esto, debo discrepar. Al menos, por experiencia propia. Es cierto que en ciertos artículos, sobre todo de primera necesidad, el precio impera pero hasta en estos casos, frente a dos productos iguales, con el mismo precio o similar, me llevaré aquel que tenga un envase más atractivo. Incluso, estoy dispuesta a pagar más si me convencen el packaging.

Así que invertir en un buen diseño puede ayudarte incluso, a subir tu precio. Decidimos y compramos por impulsos visuales y asociamos buena imagen con algo de calidad y por ende, más caro. No nos importa pagar más por lo bueno, lo bello así que por supuesto, el packaging está relacionado con el precio que podrás poner y con el que venderás a tus clientes.

Y el coste de inversión es muy bajo en comparación con lo que puedes obtener. El diseño de tu packaging se hace una vez por producto (y quizás después algún rediseño) pero los resultados serán, francamente buenos. Ahora, cada vez más, tienes a tu disposición grandes diseñadores de packaging que pueden dar lo mejor a tu marca. Necesitas la ayuda de una agencia creativa para esta labor fundamental. Desde Baética trabajamos con las marcas para conseguir dotar a cada envase de una identidad propia y sobre todo, única.

Si quieres compartir esta entrada . . .

Avatar de María Alcaraz