Vinilos: una gran aplicación de branding

Vinilos: una gran aplicación de branding

Avatar de María Alcaraz

Autor: María Alcaraz

24 agosto, 2017

 

El branding de nuestra marca es una pieza fundamental y eje central de la comunicación corporativa. Debe estar siempre actualizada e implementada de forma coherente pero sobre todo, unificada en todas las piezas. Porque un buen branding no es sólo hacer un logo (de esto ya hablamos aquí), sino que es un concepto muy amplio que agrupa todo lo que tiene que ver con nuestra identidad. Por lo tanto, tendremos que tener en cuenta todas y cada una de las piezas y aplicaciones que desarrollemos y siempre pensando en qué lugar y cómo podemos implementar nuestra marca.

Piezas habituales de branding

Estamos más que habituados y acostumbrados a diseñar o encargar el diseño de piezas básicas como tarjetas de visita, plantillas para facturas – presupuestos, nuestra página web corporativa, y demás papelería. A partir de nuestro logotipo podemos desarrollar todas estas aplicaciones que realmente consideramos imprescindibles y que de hecho, así son. Son los cimientos de la implementación de la identidad de marca.

Además, con la evolución del entorno online por ejemplo, estas piezas de “papelería” habituales se han ampliado y han cobrado otra dimensión ya que cuando se realiza el proyecto de branding de una marca, hay que tener ahora en cuenta de forma casi más importante o por delante que las propias tarjetas de visita, las cabeceras de redes sociales, los avatares, los anuncios online, las imágenes de los post de blog, etc. De hecho, hay veces en que las tarjetas de visita vienen años después de comenzar la actividad, cuando ya está asentada y tu web o blog funciona a las mil maravillas y es que hoy en día, las reuniones presenciales cada vez son más escasas y no hay mejor tarjeta de presentación que tu estética y branding en internet.

Así que ahora, si vas a hacer un diseño de marca (encargar) o un re-brading, cuando tengas la marca definida, piensa bien las aplicaciones que necesitas y por supuesto, debes incluir las online.

Los vinilos y su poder dentro del branding

Pero además de todas estas piezas ya “habituales” y las online lo son, hay muchas otras que no son tan usadas por todas las marcas o que no las contemplamos a primera instancia pero que sin duda dan un toque muy especial a nuestra enseña y nos ayuda a posicionarla muchísimo mejor. No es que tengamos esta faceta descuidada es que simplemente no estamos habituados a incluirlos en nuestra rutina gráfica.

¿De qué piezas estamos hablando? De los vinilos corporativos. ¿En serio son importantes y podemos hacer branding con ellos? En serio y además, mucho.

Ventajas y características de los vinilos en branding

  • Los vinilos pueden aportar una imagen de tu marca potente y clara.
  • Son utilizables en un sin fin de lugares y siempre se adaptan a las necesidades del espacio.
  • Son fáciles de usar y también de retirar.
  • Existen infinidad de modalidades de vinilos según las características que tenga tu espacio: exterior, interior, pared, cristal…
  • Puedes crear cualquier tipo de diseño ya sea de forma permanente o para un espacio efímero. De hecho, para los espacios temporales son la mejor solución que puedes encontrar.
  • Su relación calidad – precio es excepcional: coste reducido para el espacio a cubrir y las posibilidades de expresión.
  • Fácil y barato mantenimiento.

Sin duda, los vinilos representan una gran oportunidad para tu identidad de marca. Quizás nos cuesta un poco entender la amplitud de estas herramientas visuales porque estamos habituados a tener poca representación de ellos. Lo más habitual que conocemos son los vinilos de los coches comerciales que en este caso, también es importante cuidar cada vez más con diseños atractivos, personalizados para cada vehículo y en los que se pueden hacer auténticas maravillas.

Pero más allá de los coches de empresa, hay muchas otras aplicaciones para vinilos a través de los que se puede hacer un trabajo impresionante de branding. Y es que no todo consiste en poner nuestro logotipo en un vinilo o una frase de algo que queramos expresar, podemos hacer todo aquello que queramos y el único límite que tenemos es la superficie a vinilar. A partir de ahí, la imaginación vuela.

Ahora, cada vez más, se ve como oficinas completas se decoran con vinilos adhesivos (y nada de brillantes sino mates, en blanco y negro, coloreados parcialmente) dando una impresión profesional y aportando las herramientas muy potentes para generar emociones que darán un vuelco a nuestro equipo y también a las visitas. Algo con un poder supremo para aumentar la productividad o generar ventas.

También algo que queda “muy chulo” y atractivo con vinilos es, en los espacios efímeros (ferias, eventos, etc) plasmar los valores de la empresa, el ciclo de ventas o de ejecución del producto a través de una gran infografía. Sólo hay que diseñarla, imprimirla en vinilo y pegarla en el lugar adecuado.

Eso si, ojo siempre al pegado de un vinilo. Debe ser algo profesional porque si se pega mal, salen arrugas o pompas, todo el trabajo de creatividad y creación habrá sido en balde.

Y tú, ¿te animas a crear vinilos para tu marca?

Si quieres inspiración y ver las cosas tan increíbles que se pueden hacer con vinilos, sólo tienes que darte un paseo por Pinterest. Eso si, cuidado que luego salir de ahí es complicado… ¡Te engancha!

Si quieres compartir esta entrada . . .

Avatar de María Alcaraz